GROENLANDIA: Bajo el Sol de Medianoche

Cuando pensamos en islas nos imaginamos en una hamaca sobre arena blanca, un mar azul turquesa al fondo y un daiquiri en la mano… No está mal, ¿eh? Pues… dejad el daiquiri en la arena y levantaos de la hamaca ¡YA! ¡PERO YA!.

Hoy nos vamos a una isla muy particular, muy especial y donde el grajo siempre vuela bajo (es decir, que hace un frío del carajo. Bueno, no os quiero mentir: allí no hay grajos… pero… ¡el frío es el mismo!).

Volamos desde las Comoras de hace unos días para irnos a… ¡¡GROENLANDIA!! Si, si, esa “islota” de América del Norte que oficialmente pertenece a Europa ya que es una región autónoma de Dinamarca. Y digo “islota” porque es cinco veces el tamaño de España, el 90% de Argentina o 10 veces el estado de Michigan de los “Iunaited Esteits of America, yeah man, guotsap broder…”.

Avión en KulusukComo pasa con los destinos grandotes, se podrían contar un millón de cosas así que, en esta ocasión, me centraré en algunas de las cosas que más me llamaron la atención y alguna anécdota que me dejó perplejo durante mi estancia allí.

Lo primero que me impresionó fue ver tanto hielo y, lo segundo, ver como el avión daba la vuelta porque no podía ver la pista ¡y nos devolvía a Islandia!. ¡Señor conductor! ¡Señor conductor! ¡¡Vuelva!! ¡Que yo le guíoooo!. Ni caso. Gran decepción. Pero se volvió a intentar y allí estábamos, en Kulusuk, varios días después.

Kulusuk

No llevéis muchas cosas si vais en avión porque lo más seguro es que las vayáis a cargar. Nosotros parecíamos un grupo de refugiados arrastrando nuestras pertenencias por un desierto helado buscando una nueva vida.

Los habitantes de Groenlandia son inuit (o esquimales) en su mayoría. Gente amable y risueña, no muy altos, de tez algo morena y ojos rasgados. Su idioma, el inuit, te facilita mucho las cosas a la hora de comunicarte con ellos. Con palabras como nammineersinnaassuseqarlutik o iliorfigeqatigiittariaqaraluarput, no hay excusas para no poder mantener una conversación a las pocas horas de llegar. Bueno, si los idiomas no se nos dan bien, no pasa nada. Afortunadamente algunos hablan danés que ése, ése sí que lo entendemos sin problemas.

Inuit

Su cultura es muy distinta a la mayoría de las que conocemos en general. Es famosa su promiscuidad. Supongo que no tienen muchos entretenimientos aunque tampoco vi yo que en vez de saludarse se echaran un “rapidín”. Pero sí, hay muchos motivos históricos y sociales que respaldan este hecho en la comunidad inuit.

A la hora de contar, ellos cuentan hasta 13. A partir de ahí, las cosas se cuentan por “muchos” ¡y ya! o utilizan el danés, si lo hablan, para especificar. ¿Uno de sus mayores miedos? Que venga al poblado un oso polar. ¿Y cuál es el producto estrella del supermercado? El rifle, aunque también encontramos tabasco.

Supermercado Kulusuk

¿Desempleo? Muy alto. ¿Pluriempleo? Mucho también. Un poco paradójico. El alcalde era también el policía, el pastor y el que hacía las demostraciones de pesca tradicional sobre su canoa. Muy sonriente el hombre. Los demás, también sonrientes pero muchos rascándose el ombligo sin trabajo.

 

Iceberg en Groenlandia

El hecho de que durante una parte del año se pueda disfrutar del sol de medianoche (nunca se pone el sol, como decía Felipe II) hace que el paisaje sea mágico por las “noches” aunque a alguno le puede trastornar el sueño. Pero el paisaje es siempre mágico en Groenlandia. Icebergs en el agua, casas pintorescas, hielo allá donde te llegue la mirada… una delicia. Un cambio visual de verdad. Y perros, muchos perros de trineo (parecido al lobo) por todos lados porque, allí la gente no va en Fiat 500, no, allí van en trineo tirado por perros.

Casa y trineo Groenlandia

Ese viaje lo hice con mis dos queridísimas hermanas. Mis angelitos. Majas, majas. Pero majas de verdad. Los tres fuimos protagonistas de una anécdota que recordamos en muchas ocasiones y que fue tal cual la relato a continuación:

Íbamos en una zodiac los tres hacia un glaciar para explorarlo. Nos acompañaba el que llevaba la embarcación, su hijo y alguna persona más. Yo noté que el hijo estaba muy nervioso y no dejaba de decirle cosas a su padre. Al cabo de un rato, el padre se dirigió a mí muy educadamente, con cierto pudor, como si me fuese a pedir que le hiciese una donación para construir un iglú de cuatro plantas con pista de tenis. Pero no, lo que me preguntó me dejó perplejo. Aunque lo dijo en un inglés algo entrecortado, la conversación fue de este calibre:

Padre con pudor: “Mire, señor, con todos mis respetos hacia usted y su esposa (refiriéndose a mi hermana mayor), ¿le podría preguntar algo?”

Yo: “Adelante, buen hombre, tranquilo… que no hay nada que no tenga solución…”.

Padre con pudor: “Es que, verá, mi hijo se ha enamorado enloquecidamente de su hija (refiriéndose a mi hermana pequeña) y, bueno, quiero que este primer paso entre familias se haga de la forma adecuada y respetando las tradiciones…”.

Yo: “Perdone, ¿¿cómo dice??”. Mi “esposa” y yo nos mirábamos con incredulidad.

Padre con pudor: “Le digo que, en el nombre de mi hijo y de mi familia, le pido formalmente la mano de su hija…”.

Yo: “Espere, buen señor de los icebergs, que se me acaba de pinzar el cerebelo…”.

Así fue. Sin obviar detalle. Yo, como buen hermano y en aras de no coartar el futuro sentimental de mi hermana (aunque con más ironía que otra cosa), le pregunté a la contraparte su postura ante tal formal petición. Cuando mi hermana me clavó los ojos sin pestañear durante unos segundos supe que no habría bodorrio hispano-inuit en Kulusuk. Una pena porque ya me veía yo allí con mi rifle a la espalda y mi trineo tirado por muchos perros (como dote) a toda velocidad por los glaciares bajo el sol de medianoche.

TravelZungu en Groenlandia

Habrá que esperar a esa ocasión y espero que llegue pronto porque Groenlandia es increíble. Un lugar para sentirse libre, sorprenderse a cada paso y disfrutar de unos paisajes que despiertan la imaginación a cada momento.

No os perdáis el post de la semana que viene… sorpresa, sorpresa…

¿Te gusta lo que lees? ¡Difúndelo!

 

¿Quieres recibir los siguientes posts en tu correo?

¡Suscríbete a TravelZungu aquí! ¡Lo pasarás bien!

 

2 reflexiones sobre “GROENLANDIA: Bajo el Sol de Medianoche

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>