ANTÁRTIDA: ¡La Experiencia de tu Vida!

Todos los viajeros, e incluyo a los que viajan con la imaginación también (que no deja de ser una forma fantástica de viajar), siempre nos hemos detenido a pensar en el continente blanco. Con admiración, con curiosidad, con respeto…

Hoy os cuento mi experiencia allí. Una de las más memorables de mi vida.

La Antártida suele estar siempre entre esos destinos “top” al que queremos ir cuando el tiempo, el dinero y las ganas confluyan. Afortunadamente, éstas últimas están por defecto en la mayoría de los casos así que sólo quedan dos factores a sortear.

Cuando yo tuve tal confluencia, tras mucho esfuerzo, no lo dude ni un instante. ¡Agarré mi maleta! ¡¡me puse en modo polar!! ¡¡¡me estudié todos los mapas posibles!!! y… y me di cuenta de que no tenía calzoncillos para tanto frío…

Tras soltar la maleta y los mapas, lo primero que hice fue aprovechar un viaje a Vancouver para comprar ropa y accesorios adecuados para semejante contienda.

¿¿¿Que viene usted a comprar calzoncillos calentitos a Canadá???” me preguntó el agente de aduanas. “Pues venga, venga por aquí, que le vamos a hacer un extenso tour de las dependencias aduaneras y de la policía fronteriza para que nos cuente un poquito más y, lo mismo, hasta ya le ponemos calentito nosotros…”. Así empezó mi aventura. Pasando un par de horas explicando mis motivos en un aeropuerto, hasta probarlos, para poder entrar en el país. No sé, una persona que te dice eso, una de dos, dice la verdad o, como mucho, está de coña. No me imagino a un terrorista alegando eso en un aeropuerto. Pero bueno, desde ese día me hago el dominguero a tope.

Campamento en la Antártida

Campamento de Patriot Hills, Antártida

Con un maletón lleno de cosas que no sabía ni que existían, me puse rumbo a Punta Arenas, Chile. Buen lugar para empezar a sentir frío y esperar las instrucciones sobre nuestro vuelo al campamento base de Patriot Hills, el único campamento privado que existía en aquellas tierras. Hoy en día ha sido reemplazado por el campamento base de Union Glacier, no muy lejos de allí (en distancias antárticas, claro).

 

No hay una pista de aterrizaje hecha por el hombre en Patriot Hills. Lo que hay es una pista natural de hielo azul que no cumple con los requisitos de un aeropuerto. Por ejemplo, las pistas siempre están construidas de tal forma que el aterrizaje y el despegue de los aviones se realiza contra el viento. Esta pista natural apunta a donde la naturaleza le ha dicho, es decir, para otro lado. Este factor provoca que los aterrizajes y los despegues se deben hacer sólo cuando las condiciones son óptimas. Y… ¿Cuándo es eso? Pues cuando son. Y ya.

Cordero patagónico

Así que tocaba esperar a esas condiciones para que el avión ruso, que hacía la ruta varias veces al año, nos llevara. ¡Lo que yo no esperaba es que fuera tanto tiempo! Nos recorrimos buena parte la Patagonia, comimos cordero patagónico día sí y día también (por cierto, al nivel del segoviano en cuanto a experiencia gastronómica), eché barrigón y ¡hasta me ennovié con una chica de la zona!. Vamos que, casi me instalo.

Un buen día, estando en el Parque Nacional Torres del Paine, nos avisaron de que había posibilidades de salir al día siguiente a las 6:00am (como pasaba muchos días). Corrimos hacia Punta Arenas para darnos cuenta en un pueblito llamado Puerto Natales de que una rueda trasera del coche (ya teníamos coche, por supuesto) se había pinchado. Yo me dije: “¡Esto lo arreglo yo en un pispás!”. Retiré mis palabras cuando vi que no era una, sino ambas ruedas traseras, las que estaban pinchadas.

Situación: 11:00pm, sábado, mini-pueblito en medio de la Patagonia, sin ruedas, salida a las 6:00am (no a Toledo a comer mazapanes, no. ¡A la Antártida!)… ¡¡¡¡Nooooooo!!!! Estrés, estrés…

No nos quedó otra que averiguar quién podía ayudarnos, encontrarle, sacarle de la cama o de un bar, pagarle de acuerdo a la situación y salir corriendo como si nos llevara el demonio soportando vientos laterales patagónicos de infarto. Eso sí, llegamos. Hay vuelos que no se pueden perder y éste era uno de ellos. 

Avion llegando a la Antártida

A las 6:00am, con mucha expectación, fuimos a una zona especial del aeropuerto para abordar un avión muy singular, un Ilyushin Il-76. Sin ventanas, lleno de carga y con todo escrito en ruso. La tripulación sólo hablaba ese idioma así que nadie se enteraba de nada. No obstante, con el ruido que había dentro del avión tampoco te enterabas de lo que te decía tu vecino. A las pocas horas divisamos, por el ventanuco de la salida de emergencia, la costa antártica. Una maravilla. Tras cuatro o cinco horas de vuelo, aterrizábamos en medio de un tremendo estruendo. Se abrió el “trasero” del avión, como en Avatar, y nos quedamos todos anonadados de ver tanto blanco, tan extenso, tan luminoso… ¡¡¡¡Habíamos llegado a la ANTÁRTIDA!!!!. 

Tienda-Clínica

Tienda-Clínica

Tras media hora sacándole fotos al avión y al entorno, nos enseñaron el campamento. Nuestras tiendas de campaña (¿qué esperabais?), la tienda-clínica, la tienda-comedor, la tienda-baño… Ahora que lo pienso, no había tienda o tienda-tienda. Mmm…). El baño era total. Un bidón para el #1 y un cajón para el #2. Nada de duchas. Allí, la roña que acumulas, te la llevas de vuelta a Chile (¡y los bidones de #1’s y #2’s también! Pero vuelven en el último vuelo de la temporada. No es muy recomendable este vuelo porque durante el mismo hace calor y… el calor derrite…).

Normalmente, cuando estabas en la tienda de campaña ni salías a la tienda-baño porque como hubiese alguien en modo #2 te quedabas congelado a la intemperie. Todos teníamos una botella de cuello ancho para las aguas menores. Comodísimo.

Hasta aquí por hoy pero prometo seguir. Hay demasiado que contar todavía… la semana que viene… ¡el POLO SUR!.

¿Te gusta lo que lees y quieres recibir los siguientes posts en tu correo?

¡Suscríbete a TravelZungu aquí!

 

4 reflexiones sobre “ANTÁRTIDA: ¡La Experiencia de tu Vida!

  1. Isaac Mar del Plata

    ¡¡¡ El POLO SUR !!! Esto ya supera todo lo que escribisteis hasta la fecha. Chévere, brother. Sos la primera persona que veo que viajó al Polo Sur geográfico, probablemente el único español. Ahorita ya sólo os queda viajar a la Luna.
    Pero decime José Antonio, por simple curiosidad ¿cuántos miles de dólares americanos, o pesos chilenos, o rublos rusos, habés pagado por este viaje?
    Vos sos un maestro viajero, os felisito.

    Responder
    • TravelZungu Autor del Post

      Hola Isaac! te comento que fue un viaje bastante caro. No recuerdo exactamente cuanto pero caro. Como cualquier viaje que requiere de logísticas complejas. Prefiero quedarme con el buen recuerdo del viaje! Cuando quieres algo con pasión, buscas la manera de hacerlo realidad. Un abrazo!

      Responder
    • Isaac Mar del Plata

      Perdoná, soy yo de nuevo. He leído que los nombres de los aventureros que alcanzan el Polo Sur Geográfico son eternos. Los esculpen en una lápida de mármol para la posteridad. Dentro de varios siglos, o milenios, los visitantes al Polo Sur podrán leer vuestro nombre y sabrán que un español antiguo de aquellos tiempos ya llegó a ese lugar remoto en el siglo XXI. Es todo un honor para vos y para España.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>