Final de la Travesía y Reflexiones desde el Congo

Descansamos unas horas y comimos como si viniese una hambruna. La mañana del día siguiente esperábamos un vehículo para seguir el camino pero nunca llegaba. Lo pararon en controles, se le pinchó una rueda… en fin… que cuando llegó tuvimos que plantearnos si interesaba ponerse en marcha por la hora pero decidimos continuar.

A toda velocidad, saltando hasta el techo en los baches (millones de ellos) y tragando mucho polvo llegamos de noche, exhaustos, sucios (se te queda un pelo de estropajo que dan ganas de ponerse a fregar). ¡Habíamos llegado a nuestro destino! (No el definitivo pero sí donde podremos pasar varios días solucionando asuntos antes de volver al lugar de la obra).

Y aquí estamos, en una mañana de domingo tranquila (por fin) en la que me apetece ponerme a divagar un poco. Vamos allá…

Cuando empecé a planificar este gran viaje (por llamarlo de alguna manera), sabía que iba a ser duro y así lo está siendo. Nunca podemos hacer lo que queremos cuando queremos y como queremos. Siempre hay algún freno, “pedrolo” o suceso en el camino que lo impide.

Por mucha preparación que tengas, no sabes con qué te vas a encontrar. Yo pasé los meses previos al viaje al Congo prácticamente concentrado en tener todos los elementos necesarios para, al menos, comenzar con buen pie. Lamento no haber podido pasar más momentos con mi familia o con mis amigos y sólo el tiempo dirá si ha merecido la pena. Yo estoy convencido de que sí porque el desgaste está siendo mayúsculo y ganas no faltan.

Aquí nos adaptamos y hacemos lo que podemos. El equipo lo está llevando decentemente aunque el cansancio y las dificultades supongo que les hacen pensar más de una vez algo así como: “Carajos, qué movidón todo esto… En qué momento…”. Y no les culpo. Es más, les entiendo. Venirse al país más difícil a hacer lo que estamos haciendo no es “mocarro” de pavo. Un aplauso para ellos.

Todo el mundo por estos lares me pregunta que porqué sigo soltero y no tengo hijos (venga, no faltará quien me quiera decir: “¡Que tú sepas!” pues nooooo, ni que sepa ni que no sepa aunque no lo sepa. ¡Hala! sepa-sepa :) y, la verdad, es que la respuesta no es tampoco muy específica. ¿Yo qué sé? Encontrar a alguien que acepte salirse de las rutinas, haciendo cosas que poca gente hace, en aventura permanente y viendo la vida de otra forma no creo que encaje en el modelo de pareja para la mayoría de las mujeres, imagino. Pero el amor es como el autobús, ¿no? Siempre llega… Pues al que pasa por mi casa se le deben de haber pinchado las cuatro ruedas, jeje (mmm, ¿cuántas ruedas tiene un autobús? Tengo que investigar). Aquí es inimaginable una situación así a menos que tengas 12 años o seas cura. Aunque yo pasé los 12 hace poco, lo de ser cura no está en mis planes así que… En cualquier caso, estar sólo o acompañado me parecen ambas buenas opciones.

Como me ha dicho varias veces mi madre: “Hijo, ¿porqué no te asientas un poco en España y te buscas una novia que se llame Marta o Cristina, española y que viva cerquita?“. Mamá, mujer, eso no se busca (el tópico). Hasta ahora he vivido fuera y las Martas y las Cristinas pues… no estaban. Había otras chicas con otros nombres. Ahora que estaré mucho más tiempo en el país que me vio nacer, quién sabe. Tú no desesperes mamá, que el amor es como el autobús… se le pinchan las ruedas… :)

Si nos fijamos, al final, todos los que nos hemos venido hasta aquí estamos solteros. ¿Casualidad? No creo. ¿Qué pareja soportaría que la otra persona se fuera tres o cuatro meses a jugarse la vida por ahí? Pocas. Pero la causa es muy noble y espero que con el apoyo de todos saquemos esto adelante. ¡Cuento con vosotros! ¡También con Marta y con Cristina! jiji. (Con la que nos está cayendo y yo todavía con humor…).

¡¡Un súper abrazo y hasta pronto!!

2 reflexiones sobre “Final de la Travesía y Reflexiones desde el Congo

  1. Lola

    Aupa, si señor. El buen humor es lo unico que hace que todo esto sea un poco mas llevadero. Como en cada post que leo, te hago saber mi apoyo y mi ayuda, no te digo para lo que necesites, por que estoy segura que me tomas la palabra je,je.
    Venga adelante, que ya tienes todo ese proyecto en el bote.
    Un abrazo

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>